Bebé

Lloro cerebral - síntomas y tratamiento


Un nombre enigmático y siniestro que ciertamente nos asustaría a muchos de nosotros, especialmente si se tratara de nuestro propio hijo. Los rumores de que lo llevan de boca en boca se mezclan con piezas de información que se encuentran en algún lugar de Internet. Una vez que se describió de manera más amplia, en la literatura médica actual prácticamente no se menciona. De que estamos hablando Estamos hablando de un grito cerebral que se ha vuelto más fuerte recientemente debido a las personas que critican la vacunación. ¿Qué es realmente un grito cerebral, a quién se produce y realmente es causado por la vacunación? La información sobre este tema se puede encontrar en este artículo.

¿Qué es exactamente un grito cerebral y cómo se manifiesta?

El llanto del cerebro o el grito encefálico es un término que se encuentra principalmente en libros de texto y publicaciones médicas más antiguas, en la literatura de hoy prácticamente no se menciona. Se trata de un síntoma característico asociado con la aparición de trastornos del sistema nervioso asociados con, por ejemplo, daño o inflamación del cerebro y, lo que es más importante puede ocurrir tanto en niños como en adultos.

Apareciendo como extremadamente el llanto fuerte, agudo y desagradable, por desgracia, a menudo se confunde con el llamado llanto incontrolable (incontrolado, continuo) que a menudo ocurre como una reacción de vacunación no deseada (NOP). Por otro lado, el llanto no controlado tiene una duración de más de 3 horas y puede ocurrir hasta 48 horas después de la vacunación. Suele aparecer entre 6 y 18 horas después de la vacunación del bebé y con mayor frecuencia afecta a los bebés (con una frecuencia de hasta 0,42%) y nunca se asocia con la presencia de síntomas neurológicos adicionales. La aparición de este síntoma después de la vacunación requiere que informe a su médico al respecto antes de la próxima vacunación planificada, para que se puedan tomar precauciones especiales, por ejemplo, en forma de supervisión intensiva.

Síntomas de grito cerebral

El grito cerebral se caracteriza la aparición de llanto penetrante, fuerte y prolongado con un sonido muy agudo y agudo. A diferencia del llanto común, cualquier intento de calmarse y calmarse, como abrazarse, mecerse o tararear, no tiene ningún efecto, y el cerebro grita. Puede tomar hasta varias horas sin interrupción. Distinguirlo del mencionado anteriormente llanto implacable depende en gran medida de aparición de síntomas adicionales que indican trastornos del sistema nervioso tales como paresia, trastornos de la conciencia y reflejos patológicos. En tales situaciones, a menudo también ocurre náuseas y vómitos, fiebre, fotofobia o convulsiones. En este caso, debe ver a un médico lo antes posible o llamar a una ambulancia dependiendo de la condición del niño.

Causas del grito cerebral

Como mencionamos anteriormente, vemos las causas del grito cerebral en los cambios en el sistema nervioso relacionados con, p. con daño cerebral o inflamación. La etiología de estas enfermedades puede variar, desde bacterias hasta virus o protozoos, que terminan en lesiones.

Durante el desarrollo de la enfermedad, se producen varios tipos de cambios en el cerebro que pueden causar, entre otros mal funcionamiento del cerebro, respuesta errónea o excesiva a estímulos (hiperalgesia) o meningitis. El resultado de estos cambios e irregularidades puede ser la aparición de un grito cerebral.

Demostrar un grito cerebral en combinación con síntomas neurológicos adicionales obliga a implementación de diagnósticos rápidos y precisos destinados a identificar una entidad de enfermedad específica y aplicar la terapia adecuada.

¿Cómo tratar un llanto cerebral?

Debido al hecho de que el grito cerebral es en realidad solo un síntoma asociado con el mal funcionamiento del sistema nervioso, su tratamiento consiste en una terapia efectiva de la entidad de la enfermedad básica, por ejemplo, encefalitis. Esto implica, como ya hemos mencionado, con diagnóstico preciso de esta enfermedad, y en particular el factor etiológico del que depende el tipo de terapia. Detener la progresión del proceso de la enfermedad alivia los síntomas y mejora el estado de ánimo, lo que también provocará la desaparición del grito cerebral.

Debido a la pequeña cantidad de conocimiento disponible en la literatura médica actual, este artículo brinda solo la información más importante disponible sobre este tema. Si es necesario, para desarrollar el tema de los gritos cerebrales, consulte a especialistas experimentados, especialmente en el campo de la pediatría o la neurología.