Niño en edad preescolar

Neumonía asintomática: los síntomas que las revelan


Muchos padres tienen miedo de la neumonía. No es de extrañar que esta enfermedad sea grave, sin tratamiento puede conducir a numerosas complicaciones. Se percibe como peligroso también porque puede dar síntomas inusuales que la hacen calificar como neumonía asintomática. Este no es el nombre correcto, pero a menudo se usa tanto que vale la pena mirarlo más de cerca.

¿Quién está en riesgo de neumonía asintomática?

La neumonía es una enfermedad que generalmente produce síntomas bien conocidos y descritos. Los síntomas típicos son: aumento de la temperatura, fractura ósea, dolor de cabeza, tos, debilidad, somnolencia, disminución del apetito, falta de aliento y dificultad para respirar.

En los niños más pequeños, especialmente los recién nacidos y los bebés, y los niños pequeños con inmunidad reducida, la neumonía puede dar síntomas inusuales, y luego a menudo hablamos de neumonía asintomática.

¿Cómo se manifiesta la neumonía asintomática?

La neumonía asintomática, a pesar del término que describe, da síntomas específicos. La mayoría de las veces son:

  • debilidad
  • somnolencia
  • negativa a comer y beber.

Un niño con neumonía asintomática se comporta extraño, inusual para él. Un bebé que tiene su propio ritmo del día, duerme, se despierta, come, se mantiene activo, de repente inquieto, irritable o apático. No quiero comer ni beber. Estos síntomas deberían motivarnos a visitar a un médico que verificará si el niño desarrolla una infección grave.

Los niños mayores con neumonía inusual pueden:

  • tos de vez en cuando
  • siente dolor en el pecho
  • sentirse peor
  • Tener una respiración más rápida.

¿Es neumonía asintomática? Diagnóstico y tratamiento.

La neumonía atípica, sin síntomas claros, se puede diagnosticar. durante el examen de rayos X. Esta prueba da una respuesta del 100% a la pregunta de si el niño está enfermo o no. Durante un examen clásico con un estetoscopio, desafortunadamente el diagnóstico puede ser incorrecto.

El tratamiento de la neumonía asintomática está en curso. Al igual que la neumonía clásica. Muy a menudo, el médico prescribe un antibiótico (amoxicilina) que debe administrarse durante 7 días. Durante el tratamiento, el uso está indicado. analgésicos y antipiréticos (si el niño tiene fiebre). La clave es dar muchos líquidos y usar los métodos naturales que usamos cuando nos damos un resfriado.