Bebé

Aguacero en un bebé: verifique si esta es la razón


El aguacero en un bebé ocurre con mucha frecuencia.. Estadísticamente, cada segundo niño. El retiro de alimentos resulta de inmadurez del sistema digestivo y se considera que es síntoma fisiológico Con el tiempo, el problema desaparece por sí solo, en otras palabras, el bebé madura y la causa de la lluvia desaparece.

A veces, sin embargo, el aguacero es tan frecuente e intenso que se parece bastante vómitos. Salpicaduras de aguacero puede tener causas más graves, a veces debido a errores cometidos en el cuidado diario de los niños, otras veces puede indicar defectos de nacimiento.

¿El aguacero en un bebé es un problema?

mientras el niño se desarrolla adecuadamente, crece y aumenta de peso, el aguacero no es un problema importante. Es este inconveniente al que debes acostumbrarte en las primeras semanas y meses de vida porque se debe a la inmadurez del sistema digestivo. La falta de trabajo efectivo de la válvula especial (esfínter entre el estómago y el esófago) que retiene los alimentos en la barriga puede hacer que el contenido del estómago regrese en pequeñas cantidades, a veces el aguacero es tan grande que Se asemeja a los vómitos.

Sin embargo, si aparecen en el niño síntomas perturbadores como el color verde o marrón del contenido derramado, negarse a comer, no aumentar de peso, comuníquese con su médico.

Vale la pena hablar con su médico también si el bebé llueve más de cinco veces al día. Este también es un síntoma perturbador tos después de alimentarse. Su médico puede aconsejarle que concentre la leche si está alimentando la mezcla, a veces hay indicaciones de un medicamento antiinflamatorio.

¿Es posible prevenir el aguacero en un bebé?

Aunque el aguacero en un bebé es un síntoma fisiológico, existen métodos que ayudan a reducir la probabilidad de que ocurra:

  • alimentación a intervalos regulares,
  • cuidando que el bebé succione con calma (la comida codiciosa lleva a tragar aire y es la causa del aguacero. Desafortunadamente, a menudo tenemos una influencia limitada sobre cómo chupa el niño. Puede probar otras posiciones de alimentación),
  • comprobar si la leche materna no sale a chorros, no fluye demasiado rápido, lo que también puede obligar al bebé a comer más rápido y a llover con lluvia; puede valer la pena considerar un ligero vaciado del seno antes de alimentarlo,
  • permita que su bebé descanse un poco durante la alimentación, lo que le permitirá verificar si ha comido y evitar la sobrealimentación,
  • rebotar al bebé durante los descansos en la alimentación,
  • inmediatamente después de alimentarlo, no bañe al bebé, no lo cambie ni lo coloque sobre la barriga,
  • tal vez verifique con mayor frecuencia la alimentación con porciones más pequeñas de leche,
  • intente sostener al bebé en posición vertical 20 minutos después de alimentarlo.

Aguacero en un bebé - causas

Por lo general, el aguacero de un bebé tiene causa fisiológica: debido a la inmadurez del sistema digestivo. Los músculos del esófago no pueden transportar eficientemente la leche hacia el estómago, y el esfínter que separa el estómago del esófago no está lo suficientemente apretado.

En muchos casos, el bebé tiene un aguacero, porque come rápido y con avidez mientras traga el aire. Esta técnica de succión puede estar asociada con una leche que fluye demasiado rápido del seno de la madre o con una selección inapropiada del biberón. Otra razón es sobrealimentación, cuando se alimenta al bebé con demasiada frecuencia, porque la madre calma al bebé cada vez que está en el seno sin probar otros métodos.

En algunos casos, el problema puede surgir de alergias e intolerancias alimentarias. Incluso los bebés amamantados pueden no tolerar el azúcar o las proteínas que se encuentran en la leche materna. Sin embargo, debe enfatizarse que esto es raro.

¿Qué hacer si su hijo falla?

Si el aguacero fue ligero, eso es suficiente enjuagar la boca y la boca del niño para eliminar el contenido de ácido del estómago, que puede irritar la delicada piel y las membranas mucosas de un niño. Vale la pena cubrir tu piel con una delicada crema para bebés.

En el caso de un aguacero más fuerte, es posible que deba vestir a su hijo.

Si el bebé a menudo llueve, es mejor acostarlos de lado para que no se asfixien los alimentos derramados. El niño puede acostarse sobre un pañal tetras, lo que facilita un poco la limpieza. También puede poner al niño sobre su espalda, pero al mismo tiempo que se asegura de que la cabeza esté un poco más alta (se venden cuñas especiales, también puede poner un libro debajo del colchón en la cuna).